Pedro Castillo y La Diversidad Religiosa

(Esto no es un ensayo político-electoral sino uno socio-religioso.)

Pedro Castillo no es evangélico pero su esposa e hijos sí lo son. Pero, igual que en otros temas, clasificar a la identidad religiosa del candidato presidencial no se ajusta perfectamente a las categorías impuestos por el conocimiento y consenso del Siglo XX.

La identidad religiosa de uno mismo es algo personal; cada uno tiene el derecho de definirse. Se puede afirmar esa identidad con lo que dice el párroco o pastor y su comunidad de fe pero viene principalmente del individuo. Y si Castillo fuera evangélico no habría nada de malo con eso, pero estrictamente no lo es.

El 11 de abril, día de la primera vuelta, les tomó menos de 12 horas para que unas redes y medios limeños identificarlo como evangélico. Para unos era una medida descriptiva, para otros interpretativo y politizado. La religión en América Latina en el SXXI sigue transformándose y vale entender este caso mejor. Este ensayo muestra cómo la identidad religiosa entra al discurso político; comparte rasgos de su religión; y apunta la diversidad religiosa de nuestro país. (Este forma parte de una serie de ensayos sobre la religión en las elecciones 2021 en el Perú. Esta vez se analiza la religión de un candidato y no su consecuencia política, lo cual es tema aparte.)

Share

(Video: Panamericana Televisión, 11 abril 2021)

1). Interpretaciones de la fe de Castillo

Los noticieros comenzaron el domingo, 11 de abril, mostrando los desayunos electorales, costumbre lanzado por Alberto Fujimori en 1990. Los periodistas quienes volaron a Cajamarca para llegar a la casa de los Castillo en Chugur reportaron con cierta precisión. El periodista de Panamericana (video arriba) cumplió con sus deberes profesionales cuando declaró, justo antes de que se orara para bendecir a los alimentos, que "la esposa del profesor Pedro Castillo es Nazarena." En America TV se le escucha, “recordamos que son cristianos Nazarenos la familia de Pedro Castillo.” Franklin Briceño del confiable Associated Press escribe, “él es católico, y su esposa y sus hijos cristianos evangélicos.”

De hecho la oración del desayuno, difundida al territorio nacional, es una costumbre que distingue la comunidad evangélica en el Perú. Pero para varios comentaristas en Lima lo visual de la oración conquistó lo que se reportó. Tal vez la primera fue la de Juan Fonseca quien compartió un video de la oración y escribió el mismo domingo:

Juan Fonseca: “Por lo que sabemos, pertenecen a la Iglesia del Nazareno .... Aunque el candidato no ha expuesto su filiación religiosa en campaña, actos simbólicos como la oración antes de comer, usuales en los hogares evangélicos, constituyen un guiño electoral a la población evangélica.”

Su nota no dice que Castillo sea evangélico - aunque deja una rendija de posibilidad. En una conversación aparte me sugiere que pudiera ser un evangélico “nominal”, parecido como un “no-practicante”. (Fonseca no solo ha escrito textos importantes acerca del mundo evangélico peruano, es un influencer para algunos en estos temas. Varios que luego postearon de que Castillo fuera evangélico se refirieron a este post. No es culpa de Juan, pero si muestra alguna ambigüedad imbuida.)

Con la nueva semana llegaron otras conclusiones:

  • Maite Vizcarra y Augusto Álvarez, de La República, el lunes por la mañana afirmaron lo que vieron en la oración, en su programa digital. Ella dijo, "el señor Castillo además es Nazareno, evangélico Nazareno, es una iglesia particular [ubicado] en Cajamarca." Él coincidió sugiriendo que era "el desayuno más religioso ... agarrado de la mano, rezando antes de la salsa de los tamalitos." (Nota: Evangélicos no “rezan” sino “oran”.)

  • José Luis Pérez Guadalupe, autor católico y observador de lo evangélico en el Perú, comenzó un post, tarde el lunes en la noche, de esta manera: "El candidato Pedro Castillo es Evangélico."

En mis redes, amigos evangélicos y otros comenzaron a discutir con distintas conclusiones.

2. Castillo, hombre de fe, acude a misa antes de votar.

Castillo es católico y parece ser devoto. El día de las elecciones, después del desayuno, cumplió con su deber religioso antes de cumplir con su deber cívico. El candidato votó en un colegio en Tacabamba, pero primero viajó unos 15 kilómetros hacia el norte donde asistió a una corta misa en la iglesia católica de la misma Plaza de Armas de Anguia. La fiesta de ese lugar tiene como patrona a la Virgen de los Dolores, en cuyos eventos ha participado Castillo. Solo después del rito religioso católico volvió a Tacabamba para cumplir con su deber cívico en la I. E. 10446.

En varias oportunidades Pedro Castillo ha afirmado que su esposa, Lilia Paredes Navarro, e hijos van a la iglesia evangélica, de la denominación Iglesia del Nazareno. También ha dicho que él se crió en un hogar católico. Justo a finales de marzo, Castillo declaró sobre la fe a un entrevistador evangélico, "mis padres, mis hermanos son católicos." En el mismo medio identifica a su propia familia como de "pro-valores", código para el conservadurismo que ya se escucha de varias fuentes. Le habría sido ventajoso en esa entrevista decir que él era evangélico pero no lo es y no lo dice. 

3). Los evangélicos de la Iglesia del Nazareno

La comunidad evangélica está compuesta de varias ramas o 'denominaciones' como los metodistas, los bautistas, y varios grupos pentecostales. La denominación Iglesia del Nazareno tiene presencia en el Perú de más de la mitad de nuestra vida republicana. Sus primeras iglesias se fundan en La Libertad en la segunda década del siglo XX y llegan a Chota, Cajamarca, al comienzo de la tercera (en los años de 1920). Su presencia siempre ha sido más fuerte en el norte del país; la primera iglesia en Lima recién se establece en 1949. No es un grupo desconocido pues hay una literatura escrita acerca de esta iglesia en el Perú incluyendo los libros visto abajo - tres de ellos son de América Latina, ocho de ellos con un enfoque solo a la denominación. (La página web de la denominación infelizmente dejó de existir en 2018.)

Líderes de la Iglesia del Nazareno del Perú reconocieron que la familia sí forman parte de su feligrés. Los pastores y los laicos de la denominación en la región conocen bien a la familia Castillo. Confirman que Pedro Castillo nunca ha sido miembro de la iglesia como lo son su esposa e hijos. Edilmar Rodrigo Guevara es el pastor de la Iglesia del Nazareno Casa de Refugio en Chota (no la misma congregación de la familia Castillo). Conoce a la familia Castillo desde 2009 y dice que el candidato “es un hombre temeroso de Dios, un simpatizante del cristianismo.” El pastor cita al tercer capítulo de 1 Pedro en el Nuevo Testamento en manera expectativa para el caso de la pareja.

De hecho el candidato conoce a los evangélicos no sólo por medio de su esposa, sino que ha participado en cultos y reuniones evangélicas. En una reunión pre-electoral, el candidato se dirigió a la comunidad del Nazareno con las palabras, "ustedes me conocen."

En Lima, el pastor Oscar Suárez, líder nacional de esa denominación quien ha pastoreado una iglesia en Cajamarca, manifiesta que la familia Castillo son miembros de su denominación. Pero responde claramente, con un énfasis teológico, sobre Pedro Castillo: "para nosotros no es convertido" - es decir no es evangélico. “Es ‘simpatizante’, pues un convertido, es uno que ha nacido de nuevo (según Juan 3:3) o, como dice San Pablo en 2 Corintios 5:17, tiene que evidenciar cambio total y debe manifestar abiertamente su fe.”

4). Celebrando la diversidad y pluridad religiosa

El Perú es un país diverso en muchos sentidos incluso en lo religioso. El censo de 2017 indica que la relación en población entre católicos y evangélicos a nivel nacional es de 76% y 14%; en Cajamarca es 75 y 18%; y las cifras en su provincia capital es de 67% y 25%. Es decir: hay una diversidad geográfica en la composición de religión (faltando aquí los que no son ni católicos ni evangélicos).

Una dimensión de esta diversidad es que muchos hogares peruanos incluyen una mezcla de religiones (como ausencia de lo mismo). El hogar de los Castillo es una de ellos, una familia mixta, diversa, en sus creencias religiosas. Esto lo supieron al casarse pues cada uno venía de una familia de con sus propias tradiciones religiosas. La oración en ese desayuno electoral marcó un reconocimiento de una pluralidad religiosa. En el video del desayuno se ve que el hermano mayor del candidato se quita su gran sombrero y se persignó, en un acto católico. No se ve ningún sometimiento entre ambas religiones sino un reconocimiento que la mesa de los Castillo, como en la de muchos peruanos, coexisten distintas versiones de fe. No es un acto político reconocer que el candidato muestra respeto de la fe evangélica de su familia. Comparte en sus eventos sin dejar de observar sus propios ritos y creencias católicos.

La religión ya formaba parte de la primera vuelta de la campaña electoral en el Perú (ver nuestros comentarios acerca un artículo en El Comercio y en La República). Y continúa por medio de ambos candidatos en la segunda vuelta. Las menciones de que Castillo sea evangélico continúan aunque en forma moderada (ej. el programa de Renato Cisneros) y se llegó a una apoteosis en el programa Cuarto Poder cuando lo llamaron "el candidato evangélico", creando confusión de identidad y colectividad. Tomó cinco días para que se publicara esta inexactitud en la prensa internacional.

No es la primera vez que se le imputa otra religión a un candidato al llegar a la segunda vuelta: varios calificaron a Alberto Fujimori como si fuera un evangélico por el simple hecho de llevar a decenas de ciudadanos evangélicos en sus listas parlamentarias en el año 1990. La 'guerra santa', hasta con el Señor de los Milagros en el mes de mayo, contra un candidato que luego todos lo reconocieron como católico, continúa siendo un punto bajo en la relación de política y religión en nuestra historia moderna.

Castillo es católico y con vínculos íntimos con la Iglesia del Nazareno, detalle que escuchamos en los videos del desayuno electoral, de la iglesia del Nazareno en Cajamarca, y por lo que afirma el mismo candidato. Que tenga parientes que son evangélicos no es novedad. Uno de los congresistas electos del Partido Morado viene de una familia compuesta así; más de uno de los comentaristas citados arriba viene de familias religiosamente mixtas. Ni es novedad para los que llegan a Palacio de Gobierno. El Perú ya ha tenido por lo menos un presidente con madre evangélica y otro con hermana evangélica. (Este caso sería algo más cercano ya que su esposa ha sido secretaria de su iglesia local como maestra de escuela dominical.)

Adscribir a alguien una identidad basado en una circunstancia visual lo haremos todos. Anunciar y definir en forma pública una identidad religiosa de una persona por su participación de su costumbre en su propia casa es curioso. Crear interpretaciones políticas a base de esa imposición errada puede ser cuestionable. La religión se puede politizar - ambos candidatos ya lo están haciendo en la segunda vuelta. Pero no es ingenuidad reconocer que, a veces, una oración es solo una oración. Tal vez no se acostumbra que una familia que respeta las diferencias en sus creencias se visibiliza en forma tan pública. Las familias “mixtas” en sus creencias religiosas forman parte del panorama religioso del país. Debe ser motivo de celebración al ver que las diferencias se respetan así en el Perú actual.

Resumen:

  1. Pedro Castillo no es evangélico; sí es católico practicante.

  2. En muchos hogares peruanos hay una diversidad de religiones.

  3. En el caso del candidato Castillo, parece que hay un respeto mutuo por la fe o confesión del otro. 

Eduardo Romero, magister de la PUCP, estudia la diversidad de religión en los censos y en los procesos electorales. Bienvenido comentarios y correcciones abajo o por correo electrónico. (Gracias a varios colegas y amigos por sus comentarios en la elaboración del ensayo.)